Al pasar los años la piel del cuello se deshidrata, pierde firmeza y tiende a caer. Para corregirlo, se realiza un lifting que reacomoda las estructuras de la piel y músculos en su lugar de origen.

El procedimiento requiere internación de una noche.