Concebimos la cirugía plástica como una herramienta que nos permite mejorar la apariencia de nuestros pacientes, modificando aquellas partes del cuerpo que no le son satisfactorias bajo cánones estéticos bien definidos, logrando con ello aumentar el autoestima de quienes confían en nosotros.